• Inicio / Dale la bienvenida a la productividad
  • Dale la bienvenida a la productividad

    • ¿Te ha pasado que tienes muchas cosas por hacer, pero no sabes por dónde empezar? Esta situación es muy común y puede llenarnos de frustración algo...

01/07/2021

¿Te ha pasado que tienes muchas cosas por hacer, pero no sabes por dónde empezar? Esta situación es muy común y puede llenarnos de frustración algo así como tener una carrera contra el tiempo. En la charla ¿Cómo ser más productiv@?, dirigida por las psicólogas Diana Moreno y Paola Chicaiza de la DECA de Estudiantes, dialogaron sobre la importancia del tema de la productividad para un mejor disfrute de nuestras actividades diarias.

Para empezar, podemos definir qué es la productividad. Este concepto se basa en enfocarse en algo, darles un orden y prioridad a nuestras actividades para no cargarnos con ellas, esto nos ayudará a solucionar muchos de los problemas que creemos difíciles de resolver y a mejorar en la toma de decisiones, al momento de enfocarnos en nuestras tareas, teniendo como resultado la eficiencia en las mismas. Estos son algunos puntos importantes que te ayudarán a mejorar tu concentración (enfoque):
 

  • Cuidado personal: ¿Sabías que existe una estrecha relación entre tu salud física y mental?  Es bastante positivo que logres equilibrar estos dos aspectos de tu vida, pues siempre es bueno darnos tiempo para nuestro cuidado personal. No te sobrecargues de trabajos o tareas, es importante que le brindes el descanso necesario a tu cuerpo y mente; otórgate momentos de ocio. 
     
  •  Logros y tareas: los logros y tareas son fundamentales en nuestras vidas, no dudes en recompensarte cuando alcances algo en lo que has estado trabajando, ya que, usualmente, el ser humano tiende a darle protagonismo al fracaso y no al éxito.
     
  • Organiza tus actividades en una lista de tareas, esto te ayudará a hacer que tu tiempo sea más productivo, pero hazlo de manera realista, que no implique un sobrecargo de ocupaciones, pues esto te puede afectar emocionalmente.
     
  • Conectarme con otros:  los humanos somos seres sociales, por tanto, no debemos descuidar nuestros vínculos interpersonales, necesitamos estar en contacto con otros. Muchas veces cuando predomina la idea de productividad, creemos que eso significa dejar de lado todo para cumplir nuestros propósitos, sin embargo, los vínculos son fundamentales para nuestra vida diaria y debemos apostarle a aquellos tiempos de calidad, porque estar bien nos permite realizar, de mejor manera, lo que queremos llevar a cabo. 
     
  • Puedes salir con tus amigos o familiares, teniendo en cuenta todos los protocolos de bioseguridad, retomar charlas pendientes, jugar con tus mascotas u otras actividades que te nutran y recarguen de energía, para tener un mejor enfoque. No olvides agregar en tu lista, este tipo de actividades, planifícalas e intégralas en tu rutina.       
     
  • Descanso, disfrute: las distracciones no siempre son malas, si las planificas y utilizas a tu favor. El hacer cosas que disfrutamos nos ayudan a encontrar esa sensación de logro y conexión, no todo es trabajo en exceso, tomate un descanso de una hora entre tus actividades diarias y responde a estas preguntas, con el fin de que aquellas distracciones planeadas no pasen del disfrute a la frustración: ¿Estás haciendo suficientes cosas que te hagan sentir bien?, ¿hay algún pasatiempo que quieras volver a realizar? y ¿hay algo nuevo que quieras probar? Recuerda que este aspecto es un ejercicio de conciencia y honestidad, muchas veces nuestros pasatiempos se convierten en adicción, lo cual puede afectar nuestro proceso, elige con sabiduría y diviértete.
     

Finalmente, no olvides que, para ser más productivo, es necesario tener una buena planeación de la vida, todo de forma equilibrada, no dejes de lado tu ocio, ni tus relaciones interpersonales, y mucho menos, tus obligaciones académicas o laborales, recuerda que una vez logres esto, la satisfacción de ser productiv@ llegará a tu vida.

 

 

 

Charla dictada por:

Diana Moreno y Paola Chicaiza Herrera, psicólogas del Centro de Apoyo

 

Artículo escrito por Andrés Torres y Paola Beltrán